¿Quién rompió el Cristo?

Hits: 185

Un grupo de encapuchados rompió un Cristo en Chile, en un reflejo de la sociedad que estamos viviendo. En estos tiempos cubrirse el rostro es muy fácil: Lo cubrimos tras la libertad de expresión, que en muchos casos se utiliza solo para ofender.

Lunes 13 de junio de 2016 | Lucía Zamora

¿Quién rompió el Cristo?... ¿cómo saber?... todos se cubrieron el rostro para no ser identificados. En Chile, un grupo de jóvenes estudiantes, se atreve a profanar una Iglesia y destruir una imagen muy significativa para los católicos. Qué triste encontrar en la redes sociales, noticias como esta. Pero no solo es reprobable el hecho de romper un Cristo, lo lamentable es, que son jóvenes de 20, 25 años, ocultándose tras una capucha para animarse a destruir todo sin importarles nada.

Así es... hace falta una máscara para expresar lo que con el rostro descubierto no nos atrevemos. Un hombre que trabaja haciendo reír a la gente disfrazado de payaso, no actúa de la misma manera sin disfraz. Acá en México la "lucha libre" normalmente se pelea con una máscara muy singular, precisamente para darse la oportunidad de ser lo que en realidad no son. Hay una inexplicable reacción ante un rostro oculto. En el caso de estos nobles oficios, el hecho de utilizar maquillaje o máscara los anima a buscar una sonrisa en los demás, pero cuando el propósito es lastimar, ocultarse tras una capucha, los convierte en delincuentes.

En un programa católico, una psicóloga afirma, que para que exista una buena relación entre Dios y nuestros hijos, es importante que también exista una buena convivencia entre padres e hijos. Es lógico pensar de esta manera, si yo como madre les expreso mi amor, seguramente entenderán el amor de Dios y de María hacia ellos y lo cultivarán hasta entregarlo a sus propios hijos, creando así una nueva cultura.

De acuerdo a lo anterior, es triste reconocer, que nosotros los adultos les hemos enseñado a cubrirse el rostro para destruir lo más sagrado. Somos una generación de padres permisivos, que hemos dejado entrar a los hogares las malas costumbres, porque lo correcto ya está pasado de moda. Ahora, vemos a jovencitas comportándose como hombrecitos tanto en la manera de hablar como en la manera de vestir; a varones con aretes, tatuajes y peinados afeminados. Los excesos y carencias también influyen en nuestros jóvenes. Pecamos de las dos maneras, en ocasiones nos excedemos en permisos, regalos y en sobreprotección. En otras, los abandonamos en todos los sentidos; no nos interesamos de sus problemas y no los escuchamos... ¡carecen de cariño! y por cualquiera de las dos situaciones buscan desesperadamente una salida.

Así es como han crecido nuestros niños, sin identidad y sin rumbo alguno. Por eso, en estos tiempos cubrirse el rostro es muy fácil. Lo cubrimos tras la libertad de expresión, que en muchos casos se utiliza solo para ofender. Lo tapamos tras el "derecho a"... asesinar bebés, a casarse con alguien del mismo sexo y a formar familias contra natura. Lo cubrimos tras la igualdad de género, hombres y mujeres compitiendo por una misma posición y un mismo sueldo. De verdad es lamentable darse cuenta que somos los adultos y porque no decirlo... ¡los católicos! los verdaderos responsables de este "Cristo roto". En varios artículos leí la misma expresión..."perdónalos Señor, no saben lo que hacen". Y nosotros... ¿sabemos lo que hacemos?

Esto es justo lo que Dios quiere que nos preguntemos ante este lamentable hecho. Yo padre, madre... ¿sé lo que hago con mis hijos? Yo Iglesia ¿se lo que hago en mi comunidad? ¡Perdónanos señor!... realmente no sabemos lo que hacemos con nuestros hijos, con nuestro tiempo, con nuestros bienes y con nuestro prójimo. Sería bueno preguntarnos nuevamente... ¿Quién rompió el Cristo?

Es triste y lamentable lo que está pasando con nuestra Religión en diferentes partes del mundo, pero sería aún más triste, que ante esta situación, nosotros mismos nos encapucháramos como cómplices de estos terribles acontecimientos, desquebrajando más que una imagen... a toda una Iglesia.

Fuente imagen: Puranoticia.cl 

Comentarios
Total comentarios: 2
15/06/2016 - 00:58:30  
excelente articulo

julio
chile
14/06/2016 - 16:45:37  
Sí, es muy triste y preocupante lo que está sucediendo, no sólo en Chile, sino en México y en muchos lugares del mundo. Yo me pregunto, qué más nos falta hacer para ofender a un Dios tan bueno y misericordioso? Hasta dónde queremos llegar? Gracias a Dios porque tenemos la oportunidad de escribir y manifestar nuestra inconformidad, pero también gracias a Dios porque podemos hacer algo para el bien de otros, aunque sea un granito de arena, aunque no se note. Este y otros artículos referentes a este triste suceso nos deben hacer reaccionar y reparar en algo el daño tan grande y doloroso. Gracias Lucia, un abrazo!

Georgina Teresa Trujillo Sarquis
México
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000