El Aborto, ¿Un tema de reivindicación femenina o un tema machista?

Hits: 270

El autor propone una nueva mirada para le reflexión sobre el aborto que se da hoy en Chile. Un cambio y una ampliación del foco, las responsabilidades, la prevención y el apoyo social.

Miércoles 11 de febrero de 2015 | Rafael Mascayano

Imagen foto_00000005

Estando en mis comienzos como profesor en la UC, se me acercó una alumna y me dijo si podía conversar conmigo y que no era un tema de Curriculum (Mi asignatura), sino algo personal. En concreto estaba embarazada de su pololo, el cual no quería ese hijo y le decía que tenía que abortar, a la vez tenía mucho miedo porque temía defraudar a sus papás los cuales nada sabían respecto a esta situación. Tenía miedo, estaba sola, su pololo la incitaba a abortar y comenzamos a conversar, fue así que oficié de intermediario con sus papás, los cuales pasado el impacto la recibieron y acogieron. Tuvo a su hijo y terminó su carrera con un hijo que era su orgullo y que la llenaba completamente.

Fue la primera vez y han sido varias más las ocasiones en que he podido ayudar a chiquillas que estaban en situaciones similares, e incluso me ha tocado tiempo después ver a sus hijos (as) y ellas felices por haberlos tenido. He aquí que pienso que el tema del aborto, es quizás también un tema machista, ya que son muchos los hombres que se verán beneficiados para no asumir su responsabilidad y dejar, como siempre, el problema en manos de las mujeres.

Mi experiencia es que hay muchas mujeres que han optado por el aborto incentivadas por esos hombres que no querían “embarrarse su futuro”, pero sí le dejaron a sus parejas el problema de por vida.

También, en más de alguna ocasión, trabajando con profesores rurales pude acompañar a algunas de ellas que vivían el peso de haber abortado, situación que no las dejaba vivir en paz con ellas. Era el hijo que no había sido, pero que al fin y al cabo era “su hijo”. Es fácil para muchos hombres desligarse del problema ya que no estamos directamente ligados a ese ser que ha sido eliminado, pero para la mujer sigue siendo alguien parte de ella.

Y una de las cosas ridículas de nuestra legislación machista, es que si alguna mujer es sorprendida en un aborto, es penalizada, sin embargo el hombre causante de ese hijo y la gran mayoría de las veces, el hombre que incentivó el aborto no tiene responsabilidad legal alguna. 

El debate comenzó por la “despenalización” a las mujeres que estuviesen en tres situaciones concretas y poco a poco se ha ido desplazando hacia la legalización del aborto. Pero en este debate, ¿en qué momento hemos escuchado un real apoyo a las mujeres que están en las situaciones de embarazo no deseado? ¿En qué minuto se han planteado el crear equipos de apoyo a las mujeres o parejas que estás en situación en que la vida de su hijo(a) sea inviable? He conocido casos concretos de matrimonios y parejas que han optado por llegar hasta el final, para por lo menos darle unos minutos de amor a ese hijo o hija que dejará de vivir unos minutos más tarde. Pero son parejas que tienen una visión de la vida y redes de apoyo que les permiten asumir esta opción. ¿Por qué no ayudar a estas parejas en estos momentos?

También puedo decirlo, y en forma responsable, de médicos que les han dicho a algunas parejas que lo mejor es terminar con esa vida, y parejas que pese a ese planteamiento han seguido hasta el final. Cierto es que no ha sido fácil la vida para los papás de Manolito (no es el nombre real), ya que desde que nació ha tenido muchas operaciones y que a sus cuatro años habla muy poco, sin embargo es la alegría de sus hermanos, padres y abuelos.

Necesitamos políticas públicas que apoyen realmente a las mujeres que están en estas situaciones y que no son libres de escoger, ya que el miedo, la inseguridad y la irresponsabilidad de sus parejas solo las incitan a abortar. Equipos serios y preparados para apoyarlas en forma profesional.

Endurecer aún mucho más las penas a los violadores y apoyo real en todo sentido a estas mujeres, que no tuvieron la culpa que un depravado abusara de ellas.

Buscar apoyos reales, no solo algunas iniciativas particulares, en que también se eduque a los hombres a asumir la responsabilidad de una relación sexual.

Políticas públicas claras que minimicen la híper sexualidad a nivel de la publicidad, medios de comunicación y que las familias también asuman su responsabilidad en esta tarea.

Legislar políticas públicas integrales y con un debate social en relación a este tema. Sí, necesitamos debatir el tema, no solo desde argumentaciones religiosas, sino desde lo humano, desde la grandeza que toda persona tiene de ser apoyada en momentos difíciles para poder tomar decisiones responsables para su vida y la vida de otro que también le traerá enorme felicidad y desarrollo personal.

Es mi experiencia, pequeña pero experiencia al fin y al cabo, de ver a esas mamás mirando con tanto amor a esos hijos por los cuales optaron que viviesen y hoy les llenan sus vidas.

Stgo., 9 de Febrero de 2015
Comentarios
Total comentarios: 4
16/02/2015 - 10:01:32  
Gracias Rafael por compartir tu reflexión,
Sólo a modo de complemento creo que es importante no perder una variable que me parece que va en el espíritu de lo que comentas, se trata de comprender y mirar las condiciones sociales (el pecado social) que lleva a muchas mujeres a la difícil decisión de abortar. Como católicos levantamos la vos por defender la vida desde su gestación, sin embargo creo que no lo hacemos con la misma fuerza y coherencia por seguir defendiendo la vida; o de la calidad de vida de quien ha nacido. Si miramos la desigualdad de nuestro país y las condiciones en que nacen miles de niños en cuyos hogares se vive con sueldos de hambre, bajo acceso a una educación de calidad o a la salud, sin llegar a justificar una decisión por el aborto, a lo menos no da una perspectiva que nos permite entender las razones por las cuales existen madres que desesperadas optan por esta alternativa. Defendamos la vida y su calidad!

Rodrigo Inostroza
Chile
12/02/2015 - 13:18:51  
Gracias Rafael, excelente análisis. Siempre he creido que el tema es mucho más profundo que limitarse al problema legal. Siendo consistentes y coherente con el pensamiento de Cristo, es la vida en toda su dimensión la que debemos abordar. El tema legal no soluciona ni aborda de cerca los problemas de fondo.

patricio Young
Viña del Mar
12/02/2015 - 11:46:48  
He encontrado en este articulo, una mirada de apoyo, cariño, de enfrentar el problema en su causa y no en su consecuencia inmediata que es eliminar una vida. Dando soluciones verdaderas alternativas al aborto.
Lo que hay que destacar también lo que es un verdadero profesor, preocupado de no solo de sus actividades curriculares sino de EDUCAR. Que gran profesor¡¡¡¡¡

jose Miguel Lira
SAntiago
12/02/2015 - 11:19:19  
Muy bien puesto, Rafael ( alias "el otro", pero igual de valioso) Sería bien interesante plantear el caso y ver cuál sería la reacción de los hombres si la legislación los obligara a dar apoyo al hijo que "ayudaron/empujaron/obligaron" a engendrar. Creo que el resultado final sería que tanto hombres como mujeres serían por lo menos más cuidadosos en esto de tener relaciones sexuales.

Por otra parte, si bien nuestra Iglesia y nosotros nos oponemos a rajatabla al aborto como algo no negociable, creo que la idea de oponerse en general a los anticonceptivos que no son abortivos es un error.

El mundo está más y más sobrecargado de gente y ya estamos llegando al límite en que el sistema ecológico global puede aguantar una cantidad determinada de población, por esa razón habria que dar opciones para que la gente pueda regular la cantidad de hijos que tengan sin tener recurrir al aborto.

mario requena

mario requena
Bolivia
Nombre:   Procedencia:
Comentario:
Código de seguridad:   captcha
Caracteres restantes: 1000